Histórico inicio del juicio por la desaparición de Paula Perassi

Por Comunicación CTAA* | El 21 de marzo iniciaron las audiencias en el proceso que investiga la desaparición de la joven sanlorencina. Hubo críticas por la pequeña sala en la que los familiares de la víctima tuvieron que compartir espacio con una veintena de allegados de los imputados, entre ellos policías. El lunes declarará Alberto Perassi, padre de Paula.

La primera jornada del juicio arrancó con una masiva movilización del movimiento de mujeres local, que desde las seis de la mañana se apostó frente al Centro de Justicia Penal para acompañar a Alicia y Alberto Perassi. Según destacaron las compañeras de la CTA Autónoma presentes durante el desarrollo de la audiencia, “es preocupante que se haya dado una sala compartida para la familia de la víctima y de los acusados. Hablamos de dos ingresantes por la familia de Paula junto a una veintena de los victimarios, entre ellos policías. Una vergüenza”.

Ante la gravedad de esa situación se exigió una rectificación inmediata de la situación de cara a la audiencia del próximo lunes, cuando será el turno de declaración del padre de Paula, quien porta un chaleco antibalas por cuestiones de seguridad hace años. “Fue muy importante la gran concurrencia, mucha la convocatoria que fortaleció Alberto y Alicia. Cada dos palabras en el juicio se mencionó la mediatización del caso, por lo que ha sido importante su estado público y hay que seguir fortaleciendo la visibilización y la participación. La red de complicidades marcadas estos siete años, se termina”, expresó Liliana Leyes, integrante de la CTA Autónoma Regional Rosario y Secretaria de Organización de ATE Rosario.

Paula Perassi desapareció el 18 de septiembre de 2011 y su cuerpo jamás fue hallado. En la causa que investiga este hecho hay cuatro civiles y cinco policías en el banquillo de los acusados. Se estima que las audiencias durarán un mes.  Al desaparecer, Paula tenía un reciente embarazo producto de una relación extramatrimonial con el empresario de transporte Gabriel Strumia. La teoría de fiscalía y querellas es que el hombre la llevó engañada a interrumpir el embarazo y ella murió en esa acción. El cuerpo de la joven nunca apareció.

En los pedidos de pena fiscalía y querellas apuntarán a Strumia, su esposa, Roxana Michl; su chofer y mano derecha, Antonio Díaz; y la mujer acusada de practicar el aborto, Mirtha Rusñisky. Los cuatro enfrentan cargos por los delitos de “aborto sin consentimiento seguido de muerte” y “privación ilegítima de la libertad”, cuya condena podría alcanzar la prisión perpetua.

El ex jefe de la Agrupación Cuerpos de San Lorenzo, Adolfo Puyol enfrenta dos acusaciones: Fiscalía apunta al delito de encubrimiento y otros; mientras que la querella lo incluye en la misma figura penal que los civiles. Por su parte, los agentes Jorge Krenz, Gabriel Godoy, María José Galtelli y Aldo Gómez (hoy con prisión domiciliaria) son señalados por encubrimiento agravado por ser funcionarios policiales, sustracción de pruebas, falsedades e incumplimientos.

Prensa CTA Autónoma Regional Rosario

One Comment

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *