Alegatos en causa Perassi: jornadas populares por aparición y justicia

Por Sofía Alberti* | La semana próxima se conocería la resolución en el caso de la desaparición de la joven sanlorencina. Desde el inicio del juicio se desarrollan jornadas de acompañamientos a los padres de Paula en las puertas del Centro de Justicia Penal y esta semana hubo dos días de gran participación en el marco de los alegatos. La CTAA, como desde hace siete años y medio, exige junto al movimiento de mujeres y la familia aparición y justicia.

Hay una pantalla que transmite la audiencia que se está dando dentro del Centro de Justicia Penal de Rosario. Hace siete años y seis meses no se sabe nada del paradero de Paula. Su madre, Alicia, con gesto adusto y ojos llorosos está al lado de su esposo, Alberto Perassi.

Él tiene un chaleco antibalas, está de espaldas a la pantalla y almuerza el arroz que las compañeras de los movimientos sociales cocinaron para la jornada. Mientras, quien solloza en los parlantes es el femicida de su hija: Gabriel Strumia en su alegato lleno de victimizaciones y negaciones. Alberto apresura cucharadas como si no oyera. Pero oye. Mueve casi imperceptiblemente la cabeza y por momentos una mirada de furia atraviesa el césped bajo sus pies. Pero no dice nada. Su imagen de fortaleza y dolor a la vez ya lo dice todo.

Alberto y Alicia

Con lluvia mediante, el miércoles iniciaron los alegatos en una sala que no ha garantizado el carácter público del juicio y mucho menos la seguridad para los familiares de Paula y militantes que los acompañan. Este jueves con frío desapacible también se agitaron los stenciles, las bandas de música, los discursos y los gritos de “Paula Perassi Presente”.

Son nueve los imputados por la desaparición que para la querella y fiscalía se dio tras un aborto forzado y muerte de la joven. Cinco de ellos son policías de San Lorenzo. En los pedidos de pena fiscalía y querellas apuntaron a Strumia (quien tenía una relación extramatrimonial con Paula), su esposa, Roxana Michl; su chofer y mano derecha, Antonio Díaz; y la mujer acusada de practicar el aborto, Mirtha Rusñisky. Los cuatro enfrentan cargos por los delitos de “aborto sin consentimiento seguido de muerte” y “privación ilegítima de la libertad”, cuya condena se pidió que sea la prisión perpetua.

El ex jefe de la Agrupación Cuerpos de San Lorenzo, Adolfo Puyol enfrenta dos acusaciones: Fiscalía apunta al delito de encubrimiento y otros; mientras que la querella lo incluye en la misma figura penal que los civiles. Por su parte, los agentes Jorge Krenz, Gabriel Godoy, María José Galtelli y Aldo Gómez son señalados por encubrimiento agravado por ser funcionarios policiales, sustracción de pruebas, falsedades e incumplimientos. Podrían recibir condenas de entre 6 y 16 años del tribunal integrado por los jueces Alvaro Campos, Griselda Strologo y Mariel Minetti.

“Es importante señalar que la exposición del abogado Luis Díaz, en nombre de la familia Perassi, fue de una hora cuando los imputados tendrán cada uno una hora. Serán nueve horas de alegatos de defensa contra una de la querella, lo que marca una posición desigual en el juicio que se marcó permanentemente, no debería volver a pasar en ningún caso. Además las audiencias no fueron realmente públicas porque no hubo sala garantizada con seguridad para quienes acompañamos a la víctima. No hubo ni espacio ni seguridad para las compañeras”, aseguró la Secretaria de Organización de ATE Rosario y referente de CTA Autónoma, Liliana Leyes.

Compañeras de la CTA Autónoma

Desaparecida en democracia

Paula tenía dos hijos que quedaron a cargo de sus abuelos, al igual que el pedido de aparición y justicia que abrazó la comunidad toda. “El poder judicial en lo que se refiere a las mujeres es injusto, este caso es emblemático en la provincia. Pedimos que la condena sea la que esta gente se merece”, consideró la Secretaria de Género de la CTAA Provincia de Santa Fe, Elsa Abip.

En la desaparición y muerte de Perassi “está involucrado el poder político y económico, Strumia es un importante empresario de la zona y Puyol era el jefe de la policía. La justicia tiene que dar una condena ejemplar y necesitamos encontrar a Paula, por eso la CTA Autónoma esta acá y dice presente: porque falta una mujer, porque somos parte del movimiento de mujeres en auge y vamos a acompañar a todas las familias”, explicó Cecilia Ferreyra, Secretaria de Género de la CTAA Regional Rosario.

Como en otras circunstancias, vale destacar que en un año y particularmente semanas atravesadas por la campaña electoral, el movimiento de mujeres  de Rosario logró aunar fuerzas políticas y sindicales para fortalecer y abrazar esta lucha de justicia por Paula. Y lo hizo aportando presencia, abrazos, voces, guiso y pinturas, como en cada lucha popular.

“Paula está desaparecida en democracia con la complicidad y necesaria participación policial. Es también un crimen de Estado en ese sentido. Esa es la seguridad que hoy en la provincia de Santa Fe se quiere garantizar con las fuerzas que fueron partícipes de esta desaparición. Por eso se vinculan todas las cuestiones y es tan importante hacer fuerzas para lograr aparición y justicia ya para Paula, sus hijos y estos dos abuelos coraje que son Alicia y Alberto que cada día nos dan una clase de dignidad”, concluyó Leyes.

Nota y fotos: Sofía Alberti

Nota vinculada: Histórico inicio del juicio por la desaparición de Paula Perassi

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *