El poder judicial desapareció otra vez a Paula Perassi

Por CTAA | Desde la CTA Autónoma Regional Rosario expresamos nuestro profundo repudio a la definición del tribunal que absolvió a todos los acusados en la causa que investiga la desaparición de Paula Perassi. Abrazamos a sus hijos, hermanas y sus padres Alberto y Alicia y redoblamos el compromiso para lograr justicia.

Alberto y Alicia, padres de Paula en la sentencia. Fotos: Sofía Alberti

La joven sanlorencina, madre de dos hijos, desapareció en septiembre de 2011 tras ser forzada a abortar y morir producto de esa intervención. Desde el primer momento la policía de San Lorenzo encubrió los hechos y fue partícipe necesaria de la trama de poder que hasta hoy no sólo garantiza la impunidad sino que impide el hallazgo del cuerpo de Paula. Por eso de los 9 acusados, 5 eran policías que intervinieron en la investigación.

La disposición de las juezas y el juez Álvaro Campos, Griselda Strologo y Mariel Minetti de absolver a todos los acusados, aduciendo falta de pruebas y definiendo lo presentado como “comentarios recolectados desde el dolor por su ausencia, armados por el imaginario popular”, connota un cinismo sólo comparable con las épocas más oscuras de nuestro país.  Quienes tuvieron la función desde el Estado de investigar el caso en los primeros momentos fueron parte del encubrimiento. En este país que es ejemplo del juzgamiento a los genocidas, aducir la falta de cuerpo como excusa para no tomar definiciones en el camino de la justicia es inadmisible.

El hecho de que la mayoría de los acusados eran policías que debieron investigar el hecho en vez de encubrirlo, marca las dificultades en este caso a las que la justicia parece no querer mirar. Ellos hoy salieron caminando y quien porta chaleco antibalas y custodia personal es Alberto Perassi, padre de Paula. Su madre, Alicia debió ser retirada en camilla del Centro de Justicia Penal, descompensada tras la lectura de la sentencia en el Centro de Justicia Penal de Rosario.

La comunidad de San Lorenzo respondió al fallo nuevamente en las calles con una verdadera pueblada contra la impunidad y ya se repudió la presencia de los y las responsables de este crimen en lugares cotidianos como supermercados y calles. La condena social está y no por imaginario popular y clamor social, como dijo Strologo. En este caso intervinieron jueces que catalogaron de “loca” a la víctima, que quisieron abrirle causas a Alberto, que no aplicaron las medidas necesarias para investigar. Esto con complicidad del poder político y el resguardo de un sector corrupto de la policía. Por eso es injustificable el silencio de las autoridades ejecutivas locales y provinciales.

Paula, mujer, madre, hermana, hija, es una desaparecida en democracia. Su cuerpo no fue hallado gracias al profundo entramado de complicidad del poder político, policial, judicial, empresarial de San Lorenzo y la Provincia. Ahí hay que buscar a los responsables de su desaparición. Ellos y ellas saben dónde está Paula. Nosotros hoy sabemos que reina la impunidad y que seguiremos luchando colectivamente para construir la justicia que Paula y su familia necesitan.

Sin Paula Perassi NO hay Nunca Más

CTA Autónoma Regional Rosario

One Comment

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *