Frazadazo ante el frío de la desidia

Por Comunicación CTAA* | Amsafe, ATE y CTAA Rosario realizaron esta mañana una protesta con un “frazadazo” frente a la sede del Ministerio de Educación para denunciar la falta de gas en las escuelas públicas. Según un relevamiento realizado por los gremios en 117 escuelas, el 53% de los establecimientos escolares presentan problemas con las instalaciones. Desde la cartera prometieron respuestas públicas para el miércoles 10 de julio.

Fotos: Sofía Alberti

Verdes, amarillas, blancas, a cuadros, jaspeadas. Las frazadas cubrían los cuerpos en la mañana soleada y fría en las puertas de la sede local del Ministerio. Era una muestra gráfica de lo que se vive cada día en algunas escuelas donde no hay gas, existen problemas en la conexión e incluso se utilizan artefactos no aprobados a sus fines.

A un año del relevamiento realizado por los sindicatos, se repitió el estudio de condiciones en las instituciones y los resultados no fueron favorables. Sobre un total de 117 escuelas del departamento Rosario, el 26% no tiene habilitado el servicio de Gas, el 53% presentan problemas con las instalaciones, solamente un 10% está en obra de instalación o reparación y, en el 63% de los establecimientos, se utilizan artefactos no permitidos por la normativa de arquitectura escolar.

Para muestra basta un botón. En la Escuela Nº 141, llevan 4 años sin gas; en la 1280, el Hogar Escuela, la 330, 3 años; en la 1379, 17 años; en la 1279, 2 años; en la 117, 1263, 70 y 85, un año. Y la lista sigue. Vale resaltar que, desde el estudio presentado en 2018, hubo cinco encuentros entre los sindicatos y los funcionarios del Ministerio, pero las acciones desplegadas por el mismo claramente no alcanzaron. Por eso en las últimas semanas se replicaron los abrazos solidarios en diversos establecimientos.

El problema es de calefacción, pero también con la provisión de alimentos. “Cuando fallan las instalaciones de gas se opta por calefacción eléctrica y calentar el agua en pavas eléctricas y eso hace que salten las térmicas”, contó Lorena Almirón, Secretaria de Organización de la CTAA Rosario y Adjunta de ATE local.

Tras el acto realizado en las puertas del edificio de calle Echeverría, la asamblea se trasladó a las oficinas del Ministerio de Educación, donde representantes oficiales escucharon los reclamos. Aseguraron que el miércoles de la semana que viene darán respuestas públicas sobre el relevamiento presentado. El año pasado, la tendencia oficial fue subestimar su representatividad de los datos proveídos por los gremios, por lo que habrá que esperar para saber si las respuestas esta vez serán soluciones, chicanas o relativizaciones.

Desnaturalizar el peligro

“Hay hitos que no hay que olvidar, porque nos permiten tomar conciencia de problemas que a veces naturalizamos. Después de Cromagnon y de Salta 2141 nada fue igual, nos marcó como sociedad. A veces los trabajadores pensamos en clave sacrificial esto de trabajar en condiciones hostiles, porque ponemos el cuerpo y vale la pena igual. Hay que pensar que todo eso tiene un límite, hoy es la sentencia de calle Salta, un barrio aun hace el duelo. Algo que, como lo de Sandra y Rubén en la escuela de Moreno, hubiera sido evitable”, analizó el Secretario General de la CTAA y Amsafe Rosario, Gustavo Terés.

“No es el trabajo lo que mata, sino las condiciones de trabajo y aprendizaje las que te enferman y te matan. Eso pretendemos: humanizar y mejorar. Repetimos, desde la época de la didáctica magna, que los espacios deben ser saludables, habitables, placenteros, porque son constitutivos del ámbito de aprendizaje. Con hambre, con calor, con frio, no se aprende o se aprende mal. Reclamamos esto en un momento en que al lado de una escuela hay un edificio inteligente, con calefacción central, mientras las instituciones públicas funcionan en clave del siglo pasado”, expresó el dirigente.

Terés y Almirón

En sintonía, Almirón denunció en el acto realizado en las puertas del Ministerio que “es impresionante la cantidad de compañeros con problemas de columna, de túnel carpiano, respiratorios por el frío en el lugar de trabajo y la baja matrícula de alumnos por el mismo tema. Exigimos presupuesto y un plan que tome en cuenta la creación de cargos, mínimamente se necesitan 200 para cubrir las tareas de asistentes escolares”.

“A situaciones de emergencia exigimos políticas de emergencia.  Los derechos tienen que ser para todos, pero hay que luchar porque nadie nos va a regalar nada. Los trabajadores tenemos que estar unidos en la lucha detrás de objetivos comunes y ésta es una lucha con la comunidad educativa en su conjunto.  A la vuelta del ciclo lectivo, vamos a plantear un plan de lucha por el deterioro salarial y en las condiciones de trabajo, vamos a salir a reclamar y exigir ese plan de emergencia. Los compañeros, los niños, los y las adolescentes no pueden esperar. Esto era para ayer. Los problemas de invierno se tendrían que haber resuelto en enero y febrero. Hay que tener políticas de planeamiento. Los gobiernos tienen recursos, y si no que los saquen de los sectores que tienen poder. Eso se llama aumento del presupuesto educativo”, concluyó Terés.

*Comunicación CTAA Rosario – Fotos: Sofía Alberti

Ahora Ministerio de Educación protesta de Ate, Amsafe y CTA Autónoma Rosario por falta de gas en escuelas

Publicado por CTA Rosario en Martes, 2 de julio de 2019

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *