Servicio Cívico Voluntario: un retroceso para la democracia

Por CTAA Rosario* | La CTA Autónoma Rosario denuncia y rechaza la creación del Servicio Cívico Voluntario. La política pública hacia los sectores vulnerabilizados debe centrarse en políticas sociales, el fortalecimiento de la educación pública y la generación real de oportunidades igualitarias para el desarrollo humano.

Gendarmería en PAMI Rosario, Junio 2017. Foto: Sofía Alberti

La resolución del Ministerio de Seguridad de la Nación que crea el Servicio Cívico Voluntario en Valores, a cargo de la Gendarmería Nacional, es un intento de humanizar una fuerza que se ha dedicado más al despliegue de la represión interna, que a la defensa nacional.

Es temerario poner en manos de las fuerzas de seguridad las políticas de niñez y adolescencia, sin la intervención de los organismos de promoción y protección de sus derechos ante las mismas fuerzas que lideran el protagonismo en hostigamientos. Gendarmería Nacional en sus funciones policiales ha violado sistemáticamente los derechos humanos y ha sido elegida por la gestión de Mauricio Macri y Patricia Bullrich para encargarse de la represión de la protesta social.

Foto: Sofía Alberti . Junio 2017

La resolución ministerial plantea que el Servicio Cívico Voluntario está dirigido a jóvenes de entre 16 y 20 años para “brindar capacitación en valores democráticos y republicanos”. Hay que decir fuertemente en primera instancia que no es competencia del Ministerio de Seguridad definir políticas para la niñez sin dar intervención a los organismos estatales creados a tal fin.

Desde esta Central y junto a trabajadores y trabajadoras vinculadas a las infancias se viene denunciando la falta de implementación y violación de la ley 26.061 (Sistema de Protección Integral de Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes). Lo primero y fundamental es el interés superior de niños, niñas y jóvenes a partir de la intervención estatal.

Asimismo hemos repudiado y clarificado que el Gobierno Nacional ha hecho del Estado una presencia represiva en los sectores populares, militarizando la seguridad, debilitando fuertemente derechos y garantías constitucionales y de rango internacional. Tal como plantea la Comisión Provincial de la Memoria de la Provincia de Buenos Aires, “se cristaliza así una idea de comunidad y convivencia basada en el control y disciplinamiento social que refuerza el rol de las agencias punitivas del Estado en desmedro de las de promoción y protección de derechos”.

Es urgente y necesario en este país del pan y las tierras, donde el 41,2% de los niños y niñas vive en situación de pobreza (un dato obsceno que no debe anestesiarnos ante los daños profundos que conlleva en el tejido social a largo plazo), ejecutar políticas integrales que terminen con la pobreza estructural y la desigualdad. El camino es más y mejor educación pública, con más escuelas de todos los niveles, formación en oficios y ámbitos de desarrollo integral de las infancias. Para lo cual se necesita un sistema productivo que garantice también el trabajo nacional, en condiciones dignas, con salarios que respondan a las necesidades materiales reales de las familias trabajadoras.

CTA Autónoma Regional Rosario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *