Horacio Zamboni ¡Presente!

Por Sofía Alberti* | Este 22 de agosto, se cumplirán 7 años de la partida del abogado laboralista Horacio Zamboni.  Lo recordamos como quien marcara el rumbo de los compañeros aceiteros y desmotadores y tantos sectores obreros, plantando en las conciencias la pelea por el salario mínimo vital y móvil, el trabajo digno y la democracia obrera de base.

Hablar de Don Horacio, como le decían los trabajadores que lo tenían de asesor legal, es hablar de uno de los más brillantes abogados laboralistas, un arrollador militante de la clase obrera, implacable formador y maestro, el mejor y más minucioso de los estudiantes, un gran compañero. Es hablar de su  carácter fuerte, determinante y ‘cabrón’, como de una voz siempre dispuesta al debate público, a la pelea conjunta, a la exposición de las contradicciones para ir por más.

Desde la Central queremos con este homenaje, tener presente su compromiso, sus enseñanzas, sus invaluables aportes a la lucha del movimiento obrero en diferentes momentos históricos.  Y no porque no nos haya criticado fuertemente, y hasta peleado en algunos momentos. Sino porque en esa crítica, ese azuzamiento continuo, chisporroteaba en él su irrefutable compromiso con la lucha de los trabajadores de todos los tiempos y todos los lugares.

Tuvimos la suerte de que participara en las reuniones de abogados de la CTA Nacional en los ´90, cuando aunábamos fuerzas para confrontar el neoliberalismo menemista. Zamboni dio charlas y debates en los sindicatos de la Central, formó a una camada de jóvenes abogados y abogadas que hoy siguen su camino como asesores legales en diversos sectores. Y dejó un legado enorme a los obreros con los que compartió camino.

Quienes piensen, valoren e incluso quieran replicar en sus sectores la lucha de la Federación Aceitera y Desmotadora deben saber que este hombre, este compañero, tuvo mucho que ver en la formación de esa construcción sindical, como en Ceramistas, el Sindicato de Petroquímicos y tantos otros.

Por eso este 22 de Agosto desde la CTA Autónoma no queremos dejar de recordar su ejemplo y convocamos a todos y todas a leer el libro “Horacio Zamboni. Teoría y Práctica de un Revolucionario”, compilado por su amigo, compañero e historiador obrero, Leónidas ‘Noni’ Ceruti. Asimismo, dejamos una serie de videos que dan cuenta de quién era, qué pensaba Zamboni y que, realmente, resultan indispensables para accionar en el hoy.


Datos biográficos

Por Leónidas Ceruti

Horacio Zamboni nació el 15 octubre de 1942 en Rosario. Dirigente del Centro de Estudiantes de Derecho, Federación Universitaria del Litoral y Federación Universitaria Argentina entre 1960 y 1966. Integró la agrupación “Nueva Estructura Programática de la Reforma Universitaria” (NEPRU). Se graduó de Abogado en el mes de diciembre de 1966.

En los años ’60 y ’70, fue asesor letrado del Sindicato de Obreros y Empleados Petroquímicos Unidos de San Lorenzo (SOEPU), la Intersindical de San Lorenzo, la Asociación Bancaria de Rosario, el Sindicato del Personal de Industrias Químicas y Afines de San Lorenzo, el Sindicato Obrero Cerámica, Porcelanas y Azulejos, la Federación Obrera Ceramista y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación de Firmat.

Fue cofundador de la organización “Socialismo Revolucionario”, y posteriormente del espacio político “Alternativa”. Firmaba con el seudónimo Esteban Arguello.

La Alianza Anticomunista Argentina, la Triple A, lo condenó a muerte en 1974. Fue detenido y puesto a disposición del Poder Ejecutivo Nacional el 8 de noviembre de 1974. Partió al exilio el 2 de febrero de 1975 hacia Perú.

Revalidó el título de abogado en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, de Lima. Integró el Centro de Asesoría Laboral, trabajando con distintos sindicatos peruanos. Fue asesor de los bloques de Izquierda Unida, en las Cámaras de Diputados y Senadores del Perú. Fue periodista de la Revista “Actualidad Económica”.

De regreso al país, fue docente en la Facultad de Derecho y abogado de la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario. Volvió a trabajar con varios gremios, y en la última etapa, desde el 2004 hasta su fallecimiento el 22 de agosto del 2012, estuvo asesorando al Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de Rosario (SOEAR) y a la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso y Desmotadores de Algodón de la República Argentina (F.T.C.I.O.D Y A.R.A.), donde cumplió un rol fundamental, en particular sentando las bases del principio rector del Salario Mínimo Vital y Móvil conforme a su definición legal en el artículo 14 bis de la Constitución Nacional y artículo 116 de la Ley de Contrato de Trabajo*.

*Sofía Alberti, periodista, Secretaria de Comunicación de la CTA Autónoma de Rosario.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *