Mujeres, sindicatos y nuevas formas de construcción

Por Sofía Alberti* | Este 8 de marzo las compañeras de la CTA Autónoma Rosario marcharán junto al movimiento de mujeres local para gritar en el Día Internacional de la Mujer y en el marco de un Paro Plurinacional de Mujeres y Disidencias “La deuda es con nosotres”. Sobre la situación de las compañeras en los sindicatos, opinaron la Secretaria Adjunta de la CTAA Rosario, María Fernanda Boriotti y la Secretaria de Organización, Lorena Almirón, ambas son las primeras mujeres en dirigir sus gremios.

Boriotti y Almirón. Fotos: Sofía Alberti

Muchas veces se define que las mujeres y aún más las disidencias, tienen serias dificultades para ser parte de las estructuras gremiales y, fundamentalmente, de participar de los espacios de definición política. La marea feminista vino a barrer con algunos de los impedimentos formales, pero aún resta mucho por construir y deconstruir.

“Estamos en un proceso de aprendizaje de desnaturalización de enseñanzas del patriarcado que atraviesa a toda la sociedad y nuestras bases”, analizó Boriotti. Bioquímica, actual Presidenta de la Federación Sindical de Profesionales de la Salud y Secretaria General de SIPRUS, atravesó diversas etapas en su vida gremial.

A ella, profesional, en sus primeras intervenciones sindicales, los varones buscaban deslegitimarla calificando: “la rubia burguesa está aburrida” y por eso hace sindicalismo.  Ese tema de clase y género también lo sufrió Almirón, actual Secretaria General de ATE Rosario, que proviene de uno de los sectores más feminizados y castigados de la administración pública provincial: asistentes escolares.

“Cuando recorríamos hace quince años como militantes de base sectores de trabajo a pie, en bicicleta o colectivo, recuerdo que pedimos un auto del gremio para poder agilizar la tarea. Se nos rieron en la cara, pero al tiempo por prepotencia de trabajo pudimos hacer una decena de visitas en vez de cinco, sobre cuatro ruedas”, recordó Almirón.

Durante el último proceso electoral en su gremio además, contó que la oposición masculina para nombrarlas, les decían  “porteritas con celular” (son asistentes escolares), “las locas”, “esas amas de casa con teléfono”, “La discriminación era de género, pero también de clase”, consideró.


Realidades, estrategias y miradas

“Las compañeras de nuestro sector, pese a tener igual salario que los varones, plantean que no se valora doble o triple jornada que hacemos las mujeres, que no cesamos nunca y que nuestra hora de descanso es cuando nos vamos a descansar. Es fundamental valorizar tareas de cuidado por fuera del trabajo remunerado”, aseguró la dirigenta de SIPRUS y FESPROSA.

El tema del abordaje de las tareas de cuidado asignadas culturalmente a las mujeres, también son parte de los desafíos de las entidades gremiales para garantizar una participación igualitaria.

“Esa batalla cultural la pretendemos dar con herramientas como el  Programa de Igualdad Sindical de Oportunidades que presentamos con ATE Rosario. Necesitamos fortalecer las políticas de géneros y diversidades como ejes transversales a todos los sectores del sindicato”, adelantó la Secretaria General de ATE. El PISO es un proyecto de capacitación continúa en el marco de la lucha por la implementación de la Ley Micaela.

Dirigentas en la asunción de Boriotti en Fesprosa

“Es importante visibilizar que las mujeres somos más vulnerables. En salud sufrimos violencia de pares, superiores y pacientes también. Por eso desde la CTA Autónoma Rosario venimos planteando con fuerza la necesidad de ratificar el Convenio 190 de la Organización Internacional de Trabajo, que es una herramienta para capacitar, resolver, prevenir situaciones de acoso y violencia en el mundo del trabajo”, dijo la Adjunta de la central que consideró nodal la capacitación de todes.

Ante la consulta de qué se pone en debate con direcciones políticas feministas, Almirón analizó: “ganamos las elecciones porque nunca abandonamos el trabajo de base, porque tuvimos el apoyo del sector mayoritario del sindicato, que es el sector que mejor organizado está. Y porque queremos llevar un modelo sindical distinto al que nos impone el sistema patriarcal. Queremos construir un modelo que no replique las lógicas que históricamente nos excluyeron a mujeres y disidencias de los sindicatos”.

*Sofía Alberti, Secretaria de Comunicación CTA Autónoma Rosario

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *