1 de Mayo: cuidar nuestra vida, defender nuestros derechos

Por CTAA Rosario* | Este Día Internacional de Lxs Trabajadorxs nos encuentra en un contexto de crisis sanitaria, social y económica. Por primera vez en la historia, les trabajadores no estaremos en las calles, pero sí en las primeras líneas de atención de las necesidades del pueblo y desde nuestras organizaciones con la firmeza para preparar la fuerza social necesaria para confrontar cualquier ajuste que quieran imponernos.

En primera instancia, desde la Central de Trabajadorxs de la Argentina Regional Rosario queremos saludar a les trabajadores que cada día le ponen el cuerpo a la pelea contra esta pandemia mundial que azota a los sectores populares de diversas maneras. A esos, esas, que no saben de aislamiento social porque su trabajo, tanto en el sector público como en el privado, es parte del cuidado de la comunidad en su conjunto. Personal de salud, educación, de comercio, limpieza, de las telecomunicaciones, de la alimentación, de las industrias y sectores que no ingresaron en cuarentena. Personas, laburantes, que necesitan más que aplausos sino condiciones dignas de trabajo, cuidado de su salud, salarios acordes a las necesidades de elles y sus familias.

Asistimos con profundo dolor las miles de muertes de personas en el mundo, que no son más que el resultado en parte del desdén hacia la salud pública y la mercantilización de la salud como derecho, abandonando las políticas públicas y por no aplicar las medidas de bioseguridad necesarias para proteger a la población.

El capitalismo en sus diversas expresiones, mata. Y hoy esto se ve con más claridad que nunca. Lo que expone a su vez la desidia hacia el sector de personas mayores, jubilades, siempre atrás en la disputa por la distribución del ingreso y hacia las mujeres, que en las barriadas son las que principalmente le ponen el cuerpo a las ollas populares y siguen siendo víctimas de la violencia de género.

Nuevamente, la intención es que quienes paguemos los costos seamos les trabajadores. Desde la CTAA Rosario exigimos la inmediata protección del personal expuesto a la pandemia, apertura ya de paritarias, nos plantamos en la defensa de la salud y la educación públicas, de las cajas jubilatorias y reivindicamos que otro sindicalismo es posible.

La coyuntura ha expuesto las graves deudas en materia de condiciones de trabajo y de vida, las desigualdades profundas en cuanto a quiénes pagan las crisis, y las defecciones de los sectores sindicales que no defienden los intereses de la clase que dicen representar.

El 1º de Mayo se conmemora en nuestra ciudad desde 1890, siendo el evento laico internacional más importante. Se recuerda a los mártires de Chicago, trabajadores como cualquiera de nosotres que salieron a pelear por la jornada laboral de ocho horas, entre otras reivindicaciones. Ese compromiso y valentía colectiva fueron condenados con pena de muerte para sus referentes.

Nuestra ciudad ha sido escenario de enormes actos unitarios, que colmaron plazas y calles en diversos momentos históricos. La clase obrera, aun en los momentos más oscuros, salió a las calles a dar batalla. Como el primer paro a la dictadura genocida el 27 de abril de 1979, que movilizó a decenas de miles y el del 30 de marzo de 1982 que fue definido como “un vendaval en repudio a la dictadura militar” por las calles de la ciudad de Buenos Aires. Pese a la represión desatada, esas medidas hirieron al proceso dictatorial, principalmente en vísperas del retorno democrático.

Actualmente hay que expresar con claridad que la vida de cada trabajador y trabajadora vale más que las ganancias empresarias. Seguimos levantando alto las banderas de igualdad, solidaridad, unidad, la justicia social y la lucha.  Necesitamos un programa popular de salida a la crisis, para enfrentar el ajuste que ya está concertándose entre diversos sectores del empresariado, los gobiernos y el sindicalismo entreguista. Qué es si no el acuerdo de la actual dirección de la CGT con la UIA de rebaja salarial en plena pandemia y a días del 1º de Mayo. No sorprende, pero indigna tamaña defección de la cúpula sindical en desmedro de quienes más están sufriendo los efectos del fenómeno Covid19.

La realidad es que, al momento, los sectores de poder no han puesto nada. Se multiplican las denuncias en grandes empresas por faltas graves a los protocolos de cuidado como también en el sector público donde el sector salud muestra un preocupante índice de trabajadores contagiades. Y aún así, hay más trabas para cobrar un impuesto mínimo a las riquezas, que para rebajar salarios que ya como están hoy no cubren lo que constitucionalmente se reconoce como salario mínimo, vital y móvil.

Desde la CTA Autónoma Regional Rosario decimos que la deuda externa debe ser investigada y suspendidos sus pagos y no podemos seguir con los compromisos con el Fondo Monetario Internacional, pese a las rebajas de intereses planteadas como triunfos parciales a la enorme deuda fugada que dejó el macrismo.

En 1968, el programa de la CGT de los Argentinos del 1º de Mayo, que aglutinó a parte de los mejores referentes sindicales y políticos del momento, en plena dictadura de Onganía, decía con total vigencia para hoy

“Durante años solamente nos han exigido sacrificios. Nos aconsejaron que fuésemos austeros: lo hemos sido hasta el hambre. Nos pidieron que aguantáramos un invierno: hemos aguantado diez. Nos exigen que racionalicemos: así vamos perdiendo conquistas que obtuvieron nuestros abuelos. Y cuando no hay humillación que nos falte padecer ni injusticia que reste cometerse con nosotros, se nos pide irónicamente que “participemos”. Les decimos: ya hemos participado, y no como ejecutores sino como víctimas en las persecuciones, en las torturas, en las movilizaciones, en los despidos, en las intervenciones, en los desalojos. No queremos esa clase de participación”.

Esa declaración de principios de un sindicalismo distinto, que representa a sus bases, que lucha en las calles por sus derechos, es lo que dio origen a la Central de Trabajadorxs de la Argentina en la década del 90 y es lo que sostenemos hasta hoy. Con la exigencia de un Estado presente, con la nacionalización de los bienes comunes estratégicos, potenciando el sistema de educación y salud públicos, poniendo por delante al pueblo que a las ganancias de un puñado de empresarios.

Pero para lograr que esta realidad no venga nuevamente a embestirnos, debemos responder colectivamente, aunque no es en las calles en este año producto del aislamiento social preventivo, con la fuerza del planteo de aquel manifiesto de la CGTA: SOLO EL PUEBLO SALVARÁ AL PUEBLO.

CTA Autónoma Regional Rosario


Saludo del Secretario General de la CTAA Rosario, Gustavo Terés


Compartimos frases de grandes referentes de la lucha obrera a lo largo de la historia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *