Paritaria en cuarentena: protesta de estatales

Por Comunicación CTAA* | El jueves, la Central de Trabajadorxs de la Argentina Autónoma Regional Rosario, acompañó a Amsafe Rosario, ATE Rosario y Siprus en el reclamo de reapertura de paritarias ya. Fue una jornada de protesta con distanciamiento social bajo el lema ‘cuidamos vidas y defendemos nuestros derechos’.

Foto: drone Marcelo Manera

Respetando las disposiciones sanitarias y frente a la sede de Gobernación en Rosario se expresaron los reclamos por: inmediata reapertura de paritarias para poder discutir salarios dignos y mejores condiciones laborales; entrega de elementos de protección de calidad para todo el personal abocado a la emergencia sanitaria; aumento de las asignaciones familiares; pase a planta; y la pronta creación de un fondo de emergencia para reemplazantes.

 

 

 

 

“No entendemos que el gobierno haya puesto la paritaria en cuarentena cuando es el ámbito de discusión necesaria para abordar todos los problemas del sector estatal. La excepcionalidad nos obliga a discutir un montón de cosas. Tenemos los salarios congelados desde noviembre, en otras provincias hubo aumentos. Tiene que haber aumento de emergencia”, afirmó el Secretario General de la CTAA y Amsafe Rosario, Gustavo Terés.

Foto: Sofía Alberti

“La situación es muy crítica, no sólo por lo salarial sino las condiciones de trabajo. Reclamamos a la provincia la reapertura de la paritaria porque es un buen momento para discutir sobre nuestra pérdida de poder adquisitivo, con un salario de 2019 y un bono limitado que tampoco fue extensivo. Necesitamos enfrentar la pandemia con trabajo y sueldos dignos”, expresó la Secretaria Adjunta de la CTAA Rosario y Presidenta de Fesprosa, María Fernanda Boriotti.

“El Gobierno nos dejó sin cláusula de gatillo, además incorporó un bono de emergencia por única vez de $3000 pero excluyó a cientos de trabajadores y trabajadoras que cumplen tareas esenciales. Muchos no sólo no lo han cobrado, sino que en sufrieron descuentos inexplicables. Desde el 2018 al 2020 perdimos el 60% de nuestro salario, de poder adquisitivo, nuestros sueldos están devaluados, por eso es urgente la reapertura de las paritarias”, expresó la Secretaria de Organización de la Central y Secretaria General de ATE Rosario, Lorena Almirón.

Como punto destacado del reclamo unitario, estuvo también el tema salud laboral. Al momento, el Estado no entrega en cantidad y calidad los elementos de protección personal a quienes están en sus lugares de trabajo enfrentando la crisis sanitaria. Por eso se exhortó nuevamente a que se conformen comités de crisis con participación de les trabajadores y que, de una vez por todas, la Provincia aplique su propia Ley de Comité Mixto de Seguridad e Higiene en todas las dependencias estatales.

Entrega de reclamos a Gobernación. Foto: Sofía Alberti

Precariedad mata excusas

Las situaciones que atraviesan los y las estatales provinciales son diversas, pero en todos los sectores al menos parcialmente aparece la pauperización de las condiciones laborales con la pandemia como excusa.

Sobre la situación de la docencia Terés reclamó: “la modalidad de teletrabajo necesita más docentes. Hay que discutir condiciones de trabajo, nos preguntamos cuánto va a tardar el gobierno en poner la conectividad gratuita para docentes y alumnos, al día de hoy hay gran cantidad de niños y niñas sin acceso a la tecnología necesaria”.

 “Otro tema importante por el que estamos acá, y por eso hay muchos trabajadores y trabajadoras precarizados en esta concentración, es porque reclamamos el pase a planta”, agregó Almirón. Según indicó, hay siete mil cargos vacantes en la provincia y 4500 son los trabajadores y trabajadoras, entre ellos muchísimos de la salud, que no están todavía en planta, “así que no se entiende cuál es el criterio, por qué se suspende si esto no implica más dinero para el Estado, sino que tienen que cubrir las vacantes que hay”.

Asimismo, se calcula que hay 11642 reemplazantes en la Provincia. Pero quienes no están trabajando sufren una situación acuciante, pues al figurar como estatales no pueden cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia y otras asignaciones.  “En este sector, la situación es insostenible, por eso pedimos un fondo de emergencia”, subrayó la dirigente de ATE Rosario.

Un cartel, sostenido por una docente rezaba una consigna elocuente: “buscando la vacuna contra los gobiernos ajustadores”. La realidad es que, con o sin pandemia, el bolsillo que se ahoga siempre es el de los y las trabajadoras. “Vamos a seguir en las calles, respetando las medidas sanitarias, como decimos ‘cuidando la vida y defendiendo nuestros derechos’”, concluyó Terés.

*Nota: Sofía Alberti

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *