Vicentín: por la protección de los puestos de trabajo y los derechos adquiridos

La CTA Autónoma Regional Rosario expresa su apoyo a la intervención y expropiación de la empresa Vicentín. La prioridad en esta crisis deben ser los trabajadores y las familias de la región. Convocamos a sostener con lucha y firmeza los puestos de trabajo, los derechos adquiridos y el reclamo de cárcel para quienes estafaron al pueblo argentino.

Foto: Prensa FTCIODyARA

El Grupo Vicentin es un holding con patas en diversas ramas productivas. Se trata de la sexta empresa agroexportadora de nuestro país. Su facturación excedía hasta 2019 los USD4.200 millones anuales, a partir de los múltiples negocios de la firma: molienda de oleaginosas y producción de harinas y aceites, en la Sociedad Vicentin S.A.I.C. y sus subsidiarias Oleaginosa San Lorenzo S.A. y Renova S.A.; producción de biocombustibles; comercialización de granos desde sus terminales portuarias en el río Paraná; producción y desmonte de algodón; a lo que se suma la participación empresas alimenticias en rubros como el frigorífico y lácteo y en firmas bodegueras.

No obstante, bajo la gestión macrista a cargo de Javier González Fraga, el Banco Nación le otorgó a la agroexportadora un préstamo que supera ampliamente los límites que establece la normativa. Prontamente, la cerealera presentó convocatoria de acreedores con una deuda con el Banco Nación de más de $18.370 millones, importe que representa el 78% de la deuda bancaria de la compañía. Cuatro bancos públicos (Nación, Banco de Inversión y Comercio Exterior, Ciudad y Provincia) son acreedores del 88,4% del total de la deuda. A los productores agropecuarios, les adeuda otros US$ 350 millones.

El sector de exportación de harinas, aceites, biodiésel y derivados de la soja representa el 30% de las exportaciones totales del país, generando el mayor ingreso de divisas. Se trata de un ámbito fuertemente concentrado y extranjerizado, por lo que cobrar las deudas y sostener en carácter de capital nacional es de suma importancia.

Con estos datos se muestra la magnitud de la estafa a las arcas de todo el pueblo argentino. Mientras, los trabajadores de Reconquista vivieron meses de puja constante por recibir información certera y cobrar las remuneraciones correspondientes. Aún al día de hoy no se abonan los salarios atados a la escala vigente, ni el bono de fin de año que se debió pagar en el mes de enero.

La CTAA Rosario exige por eso la investigación profunda, condena y cárcel a los responsables de este ‘robo del siglo’ a las arcas públicas. Tanto por las deudas en materia de préstamos, como por evasión impositiva y elusión fiscal.

Es necesaria una participación consciente y soberana del Estado en la economía nacional, favoreciendo la producción sobre la especulación, que consolide una real protección del trabajo, que garantice el pleno empleo, con paritarias libres y salarios mínimos y vitales acordes a su definición legal y constitucional.

Nuestra organización, apuesta, acompañando a los trabajadores y trabajadoras de la empresa, a que la resolución del Gobierno de la Nación brinde una respuesta en favor de la recuperación de la capacidad productiva garantizando los puestos de trabajo y mejorando las condiciones laborales, para que todos los trabajadores y las familias del norte de Santa Fe sostengan los derechos adquiridos. Pero nada de eso se logra ni sostiene sólo: convocamos a permanecer alertas y movilizados, movilizadas, para acompañar a las y los trabajadores en la lucha.

CTAA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *