La pandemia del desempleo y la pobreza (I) | 46 Bomboneras de nuevos desempleados

Por Sofía Alberti* | La semana pasada se dieron a conocer los datos de mercado de trabajo por parte del Indec. Los mismos, van en lamentable sintonía con los de pobreza infantil de Unicef y de desocupación de la OIT. Rosario está entre las zonas más golpeadas por el desempleo.

Con el total de desocupados y desocupadas del Gran Rosario llenaríamos casi dos canchas y media de Rosario Central. Y, sólo con quienes cayeron en esa situación entre abril y junio en los principales centros urbanos de Argentina, llenaríamos 46 canchas de Boca. Sí, cuarenta y seis bomboneras de nuevos desempleados en el país. Y ni siquiera son el total de ellos y ellas en el territorio nacional.

El informe “Mercado de Trabajo. Tasas e indicadores socioeconómicos” del INDEC mostró que, en el segundo trimestre de 2020, la desocupación alcanzó a 102 mil personas (17,9%) en nuestra región. La cantidad de personas ocupadas a nivel nacional pasó de 12 millones en el primer trimestre del año a 9,5 millones en el segundo. De un trimestre al otro hubo 2,5 millones de ocupados menos, una diferencia similar al revisar la comparación interanual, informaron desde el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma. Vale aclarar que la Encuesta Permanente de Hogares contempla al 63% de la población total, por lo que el número sobre el cien por ciento de la población económicamente activa argentina es, sin dudas, mayor. Los datos sintonizan con el informe de la Organización Internacional del Trabajo, que indicó que a nivel mundial se han perdido 495 millones de empleos en el mundo entre abril y junio.

“A nivel internacional el Covid 19 supone una crisis sin precedentes en la historia de la humanidad. Pero fue el detonador y no la causa de la crisis: puso al desnudo hasta donde ha sido la dimensión del desmantelamiento de lo público después de años del capitalismo más liberal. También muestra la fragilidad del mundo del trabajo, donde no sólo hay cientos de millones perdiendo el empleo, sino que el aumento del empleo informal por fuera de las políticas de seguridad social hacen más vulnerables a las personas”, analizó el Secretario General de la Central de Trabajadorxs de la Argentina Autónoma Regional Rosario, Gustavo Terés.

Según la medición del INDEC, en el segmento de mujeres de menos de 29 años el desempleo subió a 28,5%, exponiendo otra de las desigualdades estructurales. “La pandemia puso en cuarentena la situación socioeconómica de gran parte de la población. Se expresa con el alto índice de desocupación, con más impacto en mujeres y diversidades que ven profundizadas también las tareas de cuidado”, afirmó la Secretaria Adjunta de la CTAA local, María Fernanda Boriotti.

La pobreza además alcanza niveles pavorosos en el segmento de la niñez, según UNICEF: “las nuevas proyecciones alertan que, en diciembre de este año, el porcentaje de niños y niñas pobres alcanzaría el 62,9% (..) entre diciembre de 2019 y diciembre de 2020, la cantidad de chicas y chicos pobres pasaría de 7 a 8,3 millones”, había informado el organismo a inicios de agosto. Eso representa alrededor de 894 Luna Park repletos. Ochocientos noventa y cuatro estadios de Luna Park repletos de niñes pobres en el país del pan.

“Hay también un colapso del sistema educativo con el 50% de niñes con problemas de conectividad a nivel nacional lo que implica una vulneración de derechos elementales”, dijo el también dirigente docente. La ayuda que se brinda en el sector de comedores escolares con el reparto de ayuda alimentaria, “hoy quedó muy lejos de cubrir los requerimientos mínimos alimentarios para las 170.000 familias que reciben el bolsón. En el Ministerio de Desarrollo Social está el sector más precarizado, con trabajadoras y trabajadores cuya función es la restitución de derechos a niñes y adolescentes, y cobran 130 pesos la hora”, detalló la Secretaria de Organización y dirigenta de ATE Rosario, Lorena Almirón.

El panorama es claro en actualidad y perspectiva: una población malnutrida es muchísimo más propensa a sufrir enfermedades y ser factor de riesgo ante pandemias como la actual. Eso, colapsa de arranque cualquier sistema sanitario y, a la par, plantea un futuro sombrío para toda una generación que  no cuenta siquiera con los nutrientes esenciales para desarrollarse. “Es necesario que se tomen medidas urgentes para proteger a la población, en su salud pero también en su alimentación y subsistencia”, consideró Boriotti, quien además es Presidenta de la Federación de Sindicatos de Profesionales de la Salud (Fesprosa).

(Ver continuación Parte 2)

*Sofía Alberti, Secretaria de Comunicación de la CTAA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *