Veinte mil almas, veinte años, un grito de justicia

Por Comunicación CTAA* | Se cumplieron dos décadas de las jornadas de 19 y 20 de diciembre de 2001. Rosario fue epicentro de actividades, con una vigilia frente a Tribunales el domingo, el ya histórico acto en el mismo sitio en la mañana del 20 y una masiva marcha por la tarde hacia el Monumento. El recuerdo de las y los asesinados y el pedido de justicia, tanto en materia de responsabilidades materiales y políticas por la masacre, como en clave social y económica, siguen mostrando las venas abiertas de aquel 2001.

Pasaron los años, se consolidó la impunidad y también crecieron les pibes. Cayendo el domingo tórrido, las y los jóvenes que Claudio ‘Pocho’ Lepratti organizó en las barriadas de Rosario se iban turnando para ponerle voz y canto a la vigilia frente a Tribunales Provinciales. El ‘Pocho’, militante de ATE y la CTAA fue uno de los nueve asesinados en nuestra provincia en las jornadas de diciembre de 2001. Recibió un tiro en la garganta en el techo de la escuela donde trabajaba, exigiendo a la cana que deje de tirar, porque había pibes comiendo.

Sacando fotos, saludando, abrazando, anda ‘la Cele’, hermana de Claudio e integrante de la Asamblea 19 y 20 de familiares. Un espacio que desde el dolor parió contención, lucha, dignidad y, como dicen siempre ‘construcción de justicia colectiva, contra esa que niegan los pasillos de Tribunales’. También estaban coloreando las calles con los reclamos, plasmando las luchas como hace veinte años, las y los compañeres de Arte x Libertad, grupo de artistas plásticos populares que desde 2001 son el testimonio cultural vivo de la pelea.

Foto: Sofía Alberti

Masiva marcha

Como hace muchos años no se veía, veinte mil personas se movilizaron desde Plaza San Martín al Monumento a la Bandera. En el documento colectivo A 20 AÑOS DEL ARGENTINAZO se expresó no sólo el incesante pedido de justicia para las y los asesinados, sino las realidades no saldadas que dieron paso a la rebelión popular.

El hecho de que personajes como el ex Gobernador recientemente fallecido Carlos Reutemann nunca dio explicaciones por los nueve muertos en Santa Fe, da cuenta de la profundidad de esas deudas políticas y sociales. Como él tantos más, incluso responsables materiales que no recibieron condena alguna por sus actos.

Foto: Sofía Alberti

No obstante la consecuencia y la supervivencia afectiva que se logró desde la creación de ámbitos colectivos de familiares y organizaciones, permitió parir esta movilización unitaria, repleta de juventud y también de viejos reclamos.

Contra el ajuste y el pago de la deuda externa, por justicia para las y los caídos de  2001, como para las víctimas de violencia institucional en años subsiguientes, en reclamo por el cuidado de la salud y el medioambiente, reivindicando de la lucha del pueblo de Chubut: todas esas líneas se incorporaron a la proclama. Todas aparecieron en las diversas voces que la leyeron ante un Monumento lleno, donde miles de almas no se resignan ni a la impunidad, ni a ser la moneda de cambio de negocios de unos pocos, ni a negociar su dignidad en pos de promesas vacías.

A 20 años del 2001, en medio de una crisis social profunda pero distinta a aquel entonces, miles de almas se unieron para gritar que las banderas siguen vigentes y que los cambios estructurales para lograr aquel mundo donde quepan todos los mundos del que Pocho hablaba, siguen siendo elementales para pensar un futuro posible y feliz para todo el pueblo argentino.

*Comunicación CTAA Rosario


Notas recomendadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *