Recordar es volver en el corazón

Cada enero, desde aquel caluroso día 27 de 2004 en el que amanecimos con la terrible noticia del femicidio de Sandra Cabrera, la reivindicamos como una heroína. De aquel día a hoy la lucha que Sandra encabezó continúa vigente en sus compañeras de Ammar: por el reconocimiento del trabajo sexual y que las fuerzas de seguridad dejen se perseguir y criminalizar a las compañeras.

Sandra fuerte, guerrera y valiente, denunció (sabiendo a lo que se exponía) a la connivencia entre la policía y los lugares donde las menores eran víctima de explotación sexual.

Ella no dio su vida, se la arrebataron. Fue un crimen que aún continúa impune. Es nuestra mártir porque la asesinaron levantando su voz poniendo el cuerpo por las mujeres y disidencias más vulneradas por la hipocresía de nuestra sociedad.

Desde nuestra Central de Trabajadores Autónoma nunca dudamos en levantar su bandera, en cobijar a las compañeras de Ammar. Y su tremenda fuerza y valentía es un desafío que nos impulsa a seguir andando, a seguir gritando fuertemente que no pudieron, que Sandra cabrera está presente, hoy y siempre.

Liliana Leyes – ATE y CTAA Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *