Desinversión pública y pérdida de poder adquisitivo de lxs maestrxs

Por Juan Casiello* | El muy extendido conflicto docente de Santa Fe no cae del aire, sino que tiene su base en definiciones políticas de este gobierno y también (en algunos casos) de gestiones anteriores. Un primer dato que viene de lejos: la caída brutal del presupuesto educativo en los últimos 10 años, que bajó el 35,7% del total a apenas el 22,5% actual. Acá está una clave de la crisis de la educación.

Otro dato emparentado (casi el 90% del presupuesto de educación es para cubrir salarios), es la baja de la participación de los salarios en los gastos corrientes del Estado provincial; desde el 2015 la caída es en picada.
El tercer dato es el de las asignaciones familiares de vergüenza en Santa Fe. Las más bajas del país. Una maestra cobra $780 por hijx contra $20 mil que paga Nación.
El cuarto dato es la pérdida de nuestro ya deteriorado salario en relación a la inflación que estamos padeciendo.
El quinto es la comparación con otros acuerdos salariales y la inflación proyectada. Docentes, Santa Fe 77%;  Municipales, Santa Fe 81%; Docentes, nacional 82%;  Gremio de la carne 85% ; Gremio del seguro 100%. Inflación estimada: entre 90 y 100%
El sexto tiene que ver con las disponibilidades del Estado provincial en cuentas bancarias y en plazos fijos, que supera los $138000 millones. El equivalente a casi cinco meses del total de la masa salarial del Estado.

*Juan Pablo Casiello, Secretario General de Amsafe Rosario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *