Asignaciones familiares: pibes con derechos vulnerados

A les hijes de quienes trabajan en el Estado provincial se les reconoce una asignación veinticinco veces menor a la abonada a nivel nacional. Las cifras son irrisorias y marcan la anulación de facto de derechos adquiridos. Durante la gobernación de Perotti la situación empeoró una carencia histórica. La CTA Autónoma Rosario exige actualización inmediata y, posteriormente, aumento de los montos en paritarias.

*En el caso de las provincias que tienen tramos diferenciados, se tomó el 1, cuyo monto salarial se asemeja al promedio salarial en Santa Fe. **Valores Bs As a noviembre 2022.

Comparando asignaciones familiares de diversas provincias, CABA y la otorgada por Anses, se advierte que a la pibada santafesina le corresponde 25,6 veces menos de asignación por hijx que la pagada por el sistema de seguridad social nacional. En el caso de lxs niñxs con discapacidad, se abona casi nueve veces menos que Entre Ríos. Y, por nacimiento y adopción,  casi 37 veces menos que en La Pampa. Como si fuera poco, el gobierno de Omar Perotti paga actualmente $9 (NUEVE) por hijx en escuela primaria.

Las asignaciones familiares son una garantía de derechos básicos de las infancias, incluso más allá de la situación salarial y distribución del ingreso del momento en cuestión. Se trata de un derecho conquistado que forma parte del salario.

El Estado Nacional tiene una definición de largo alcance, abarcando a trabajadores/as ocupados/as y por otro desocupados/as que forman parte del sistema de seguridad social del Estado. Las Provincias, en tanto, definen cuáles son los montos para los empleados públicos a su cargo. Hay asignaciones que se pagan mensualmente, otras anualmente y están las que se abonan por única vez ante un hecho específico, como un nacimiento o el matrimonio. En Santa Fe lo que se reconoce en diversos conceptos suena a mal chiste y está totalmente despegado del costo de vida general.

Como lo hace históricamente, la CTAA Rosario reitera la urgencia, justicia y necesidad de actualizar las asignaciones familiares inmediatamente y ligarlas a los porcentajes de aumento paritario, camino a reformar la ley de la dictadura que las regula (ver abajo). Está a la vista que no alcanza con pensar en porcentajes abonando, por ejemplo, $36 por asignación por hijx con discapacidad en escuela primaria.

Canasta vacía

Según informó la Junta Interna de ATE Indec, a Junio de 2022 (es decir, a mitad de este año), la Canasta Básica Total por edad, promediando sexo femenino y masculino, tenía estos valores:

Menor de un año: $11.804,49

Cinco años: $20.236,27

Diez años: $25. 126, 70

Quince años: $29.848,5

Estos datos, desactualizados para esta parte del año (hubo un 30,2% de inflación desde entonces y con sólo pensar el precio de pañales de bebé o productos de gestión menstrual, los números suenan cortos), de todos modos dan cuenta de la lejanía entre las necesidades y lo reconocido por el Estado provincial.

Pero si de números se trata, se pueden ver otros. Navegando promociones en internet a mediados de octubre, un Bolígrafo BIC Cristal se conseguía a $127,50. No obstante, en nuestra provincia, la asignación por hijx en escuela primaria se ubica en $9. Sí, nueve pesos. En La Pampa la cifra llegó a $1.100; en Córdoba a $2.040; y en Chubut a $6587.

En un sector realmente complejo y castigado por las políticas públicas, como es el de discapacidad, se pagó por niñx con esa condición en escuela primaria $36 (treinta y seis pesos) contra los $2.200 de La Pampa.

Los $13,50 (trece pesos con cincuenta) por escolaridad en nivel secundario queda no sólo muy lejos del Cuaderno Setter espiralado A4 por 80 páginas cuadriculado en promo por $416,50. También de las asignaciones en ese concepto de La Pampa ($1.646) y Chubut ($6587).

La inexplicable caducidad de los montos, se extiende también a la asignación por cónyugue: los $120 que se abonan en Santa Fe representan el 2,88% de lo que percibe un trabajador/a en La Pampa y un 6,25% que un chubutense.

¿Perotti es responsable?

Sí, claro. No sólo por el sostenimiento de esta política de cercenamiento de derechos de la infancia y adolescencia de nuestra provincia, sino porque empeoró la ya dramática situación del gobierno anterior.

En 2017 desde la CTA Autónoma informábamos: “la provincia que dice ser señera en materia de derecho infantil, cuyo partido gobernante se autoproclama socialista y está desde 2007 en el ejecutivo, paga una asignación por hijo que es menos de la mitad que la establecida por Juan Manuel De la Sota en Córdoba en 2015, menos del 27% de la que paga María Eugenia Vidal en Buenos Aires y el 20,86% de la asignación por hijo que determina el gobierno nacional, poco adepto al respeto de derechos y garantías constitucionales. Muestra de esta última valoración del macrismo es que la AUH es a su vez el 36,6% de lo que un niño y el 37,9% de lo que una niña de 10 años requieren para no ser pobres”.

Tomando como ejemplo Buenos Aires, la asignación por hijx santafesina representaba en 2017 el 20,86% de la pagada durante el gobierno de Vidal, pero en 2022 lo abonado por Perotti representa el 12,79% de lo que reconoce Kiccillof al mes de noviembre. Se trata de un ajuste del ajuste, sobre salarios y montos de miseria, que en su mayoría se ubican a la mitad (y menos) de los $204.924 que calculó a septiembre la Junta Interna de ATE Indec como base para vivir dignamente.

Vale recordar que los datos expuestos, se dan en un contexto de degradación del nivel de vida producto de la cada vez más injusta distribución del ingreso, el ajuste vía inflación constante y creciente y el recorte de presupuestos en áreas sensibles del Estado. Desde noviembre de 2015 hasta setiembre de 2022, es decir en siete años, hubo una inflación acumulada de 1300%. En tanto la interanual en septiembre fue del 83%. De continuar esta tendencia, probablemente para este año la inflación se ubique en el 95% o pase los tres dígitos.

Congelando derechos

La Ley de Asignaciones Familiares 9290 del 1° de Diciembre de 1983, fue una de las últimas medidas tomadas durante la dictadura cívico militar. Fue firmada por el entonces Ministro de Hacienda Juan Carlos Mercier, quien volvió a ese mismo cargo durante la gobernación de Carlos Alberto Reutemann.

En 1996 la normativa fue modificada por la Ley 11410 firmada por el Subsecretario de Asuntos Legislativos, Esteban Borgonovo. Pero, lejos de significar un aire democrático el objeto principal fue transferirle al Poder Ejecutivo Provincial la fijación de los montos.

¿Qué pasó desde entonces? ¿Pudieron los gobernantes quitarse el ‘escollo’ burocrático para garantizar el derecho de los hijos de esta Provincia? ¿Anualmente se preocuparon en mantener a raya el monto para que ningún pibe quede debajo de la línea de pobreza?

La respuesta es: NO. Desde entonces las actualizaciones han sido espasmódicas, cada tres o dos años cuando se aviva el fuego incandescente del debate. Mediante el congelamiento de las sumas se anularon de hecho parte de las asignaciones que nunca entraron en el “paquete” de la lista que se actualizaba cuando el tema resurgía en reclamos.

Por todo lo expuesto, la CTA Autónoma Regional Rosario considera urgente:

  • Actualizar los montos al costo de vida actual y en equidad con provincias similares.
  • Luego de actualizarlos, ligar el incremento periódico de todos los ítems a los aumentos salariales.
  • Abrir un debate que permita que en democracia lxs trabajadorxs no vean sus derechos legislados por normativas dictatoriales y neoliberales.
  • Entender que las asignaciones familiares son un derecho que garantizan a lxs pibxs de esta provincia, en un país con la mitad de su población infanto juvenil en la pobreza, el acceso a recursos elementales para su supervivencia.

 

CTA Autónoma Regional Rosario

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *