Masiva marcha porque vivas y libres nos queremos

El 3 de junio, la CTA Autónoma Rosario fue parte una vez más del grito colectivo “¡basta de violencia machista!”. De Oroño y el río al Parque España, con diversidad de actividades mediante, la columna de mujeres y disidencias mostró nuevamente la potencia de la unidad.

A 8 años del primer acto auto convocado por el fin de los femicidios, se volvió a exigir justicia por las víctimas y sus hijes. En Rosario, tuvo fuerte peso el reclamo de la aparición con vida de Samanta Malvina Aguirre, de 42 años y oriunda de Timbúes, que tuvo su último contacto con su familia el 10 de mayo antes de visitar a un amigo en el barrio rosarino de Echesortu.

“¿Dónde está Tehuel?”, fue la pregunta que siguió encabezando los discursos, que se oyó en cada voz. Vale recordar que el joven trans, Tehuel De la Torre, permanece desaparecide desde el 11 de marzo de 2021. Lamentablemente, los casos por paraderos desconocidos –y con las peores presunciones sobre el destino de esas personas-, se replican.

El pliego de las y les trabajadores de a Central que se sumaron a la marcha, incluyó salarios y condiciones dignas de labor, igual remuneración por igual tarea, fin de la precarización laboral que afecta especialmente a mujeres y disidencias, el reconocimiento de las tareas de cuidado, jardines maternos/paternales en los lugares de empleo, comité mixto, cupo laboral trans e implementación de la Educación Sexual Integral.

Además, en el marco del clima de violencia extrema que se vive en la ciudad, se exigió el fin de las balaceras, como así también ámbitos laborales seguros y dignos. Vale recordar que Rosario permanece azotada por balaceras y amenazas a establecimientos escolares, y también se han vivido episodios extremos en centros de salud. En ambas áreas, el personal está compuesto mayoritariamente por mujeres y cuerpos feminizados.

Cabe recordar que fue el femicidio de Chiara Páez el que impulsó el grito nacional y luego mundial que dijo ¡basta: ‘libres, sin miedo y con vida nos queremos’! La adolescente, tenía 14 años, fue asesinada a golpes por Manuel Mansilla, de 16 años en Rufino en el año 2015. La mató porque estaba embarazada.

El observatorio La Casa del Encuentro hizo público un informe en el que detallan que, desde entonces, se cometieron 2554 femicidios en todo el país. Santa Fe es la segunda provincia con más casos: 266.

En 2023, según datos recabados y elaborados de manera conjunta por la Dirección de Política Criminal de la Fiscalía General del Ministerio Público de la Acusación, el observatorio de Seguridad Pública del Ministerio de Seguridad y el observatorio de las Violencias y Desigualdades por Razones de Género del Ministerio de Igualdad, Género y Diversidad, en Santa Fe se registraron al 31 de mayo 23 muertes de mujeres por uso intencional de violencia. El 43% de las víctimas tuvo entre 15 y 29 años. Y Rosario concentró el 87% de los asesinatos por cuestiones de género.

Por estos y muchos más motivos, el 3 de junio se sumó al calendario de masivas movilizaciones del movimiento de mujeres y disidencias, transformándose en una fecha emblemática en un contexto de avance por llamar a las cosas por su nombre y de convocatoria a construir un mundo igualitario y libre de violencias.

PROCLAMA COMPLETA DEL 3 DE JUNIO 2023 ROSARIO – COMITE ART LEBOSTRANSFEMINISTA

Cordón movilizado

La Delegación San Lorenzo también fue parte de la importante movida este 3 de junio. Movilizaron desde Av. San Martín y Moreno hasta el Paseo El Pino, donde se culminó con un acto e intervenciones artísticas. Como cada año, desde 2011, se reiteró la pregunta que sigue doliendo en el corazón de cada une: ¿Dónde está Paula?  El interrogante que recorre el sur provincial apunta a la sanlorencina desaparecida hace casi 12 años, que se presume fue forzada a abortar, asesinada y desaparecida en una causa que mostró lo imbricado del poder empresarial, policial, político y judicial de la zona.

Documento ni una menos 03.06 San Lorenzo

Comunicación CTAA Rosario